La escuela de la pandemia

En estos días complicados donde la humanidad se ve afectada por una pandemia, es reconfortante también valorar que los seres humanos estamos aprendiendo nuevas lecciones que parten de una forma distinta de mirar la vida.

Hemos mejorado nuestro liderazgo al tomar decisiones difíciles en escenarios donde no existe la experiencia; donde cada error es un entrenamiento y un compromiso para el futuro; y donde la esperanza es nuestro recurso más certero para no perder nuestra reserva de tranquilidad.

Así que no todo ha sido malo. Nuestro defensa y autocuidado incrementó, hemos puesto en práctica la solidaridad porque cuidarnos es proteger a las personas con las que tenemos contacto. Igualmente, integramos hábitos de higiene que si bien los conocíamos no los poníamos en práctica con la frecuencia actual como es el lavado de manos.

Esta solidaridad también ha tenido frutos efectivos y reales. Como una iniciativa que nació de los mismos trabajadores, impulsamos una campaña de solidaridad para recaudar fondos y apoyar a familias vulnerables de Bonanza. La idea ha sido un éxito, pero sobre todo demuestra de qué está hecha la  familia HEMCO.

Luego de esta recapitulación de lo bueno que nos deja esta pandemia, veamos entonces que las dificultades no deben limitarnos, sino que de nosotros depende salir mejores, más grandes y más fuertes.

Subscribete a nuestra sección de noticias

Consulta nuestros boletines