Claves para entender el Covid-19

Especialistas explican cómo vivir en tiempos de pandemia

En diciembre de 2019, Wuhan, una ciudad de más de 11 millones de habitantes y una de las más pobladas de China, empezó a sonar en las noticias del mundo por una “neumonía inexplicable”. Esto, fue notificado el 31 de diciembre a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y para el 3 de enero, al menos 44 casos habían sido reportados. Tres meses después, cientos de países registraban miles de casos y muertes; la pandemia del Covid-19, sacudía a la humanidad.

Pero, ¿qué es el Covid19?

Es una enfermedad infecciosa causada por el coronavirus descubierto más recientemente, ya que su familia es amplia y variada. El virus viaja en gotitas de saliva que se expulsan cuando una persona habla, tose o estornuda.

Entre los síntomas más comunes están la fiebre, tos seca y cansancio. Sin embargo, la OMS reporta también dolores corporales, congestión nasal, dolor de cabeza, conjuntivitis, dolor de garganta, diarrea, pérdida del gusto o el olfato, erupciones cutáneas o cambios de color en los dedos.

De acuerdo con la Jefa de la Clínica Nueva Esperanza de HEMCO en Bonanza, doctora Adilia García, todos los síndromes respiratorios agudos actualmente se relacionan con el Covid.

En algunos pacientes, advierte el neumólogo e internista, Jorge Cuadra, con más de 20 años de experiencia, el Covid-19, puede provocar neumonías, caracterizadas por ser una inflamación de los pulmones.

Por lo general, el origen de la neumonía, explica, es de origen bacteriano, aunque existen diferentes causas de infección.  “Esto no quiere decir que todos los pacientes afectados por el coronavirus vayan a desarrollar una neumonía, pero cuando lo hace se manifiesta con otras características y por eso se le conoce como neumonía atípica”.

Ojo con la automedicación

Debido al impacto del virus en el mundo, la inexistencia de vacunas y el poco conocimiento sobre la enfermedad, rápidamente surgieron mitos y tratamientos naturales o sugeridos de los cuales no se ha comprobado eficacia alguna.

En redes sociales circulaban recetas con la promesa de curar el coronavirus gracias a las bondades del eucalipto o al efecto de la acitromicina, que pronto se hizo escasa en las farmacias del país.

La automedicación entonces se convirtió en un problema, al punto que asociaciones médicas han mostrado su preocupación por el alto consumo de medicinas sin recetas ni indicaciones especializadas, que no solo no causaban mejoría en el paciente, sino que podrían agravar los síntomas por falta de tratamiento.

La doctora García, refiere que estos medicamentos recetados sin observación médica, pueden provocar más daños que beneficios, debido a enfermedades pre exitentes, ya sea que se tenga o no conocimiento de estas, así como por reacciones alérgicas o efectos adversos.

“Es importante tener un plan de manejo, reconocer cuáles son las medidas más importantes. Lo primero es el aislamiento, evitar contactos, guardar reposo, mantenerse hidratado. Esto es más más importante en las primeras etapas en lugar de recurrir a medicamentos que pueden no ser necesarios para combatir sus síntomas y potencialmente dañinos”, advierte Cuadra.

En países como Honduras, el llamado método catracho, ayudó a mantener una letalidad baja o controlada, ya que los pacientes recibían atención médica tras presentar los primeros síntomas, lo que reduce las posibilidades de complicaciones respiratorias que requieran procedimientos más invasivos, como intubaciones y oxígeno.

Más conciencia

Al tratarse de una enfermedad nueva, todavía hay mucho por aprender de esta, pero a tres meses de confirmarse el primer caso en Nicaragua, médicos consideran que la población ha tomado conciencia del peligro que representa el virus.

El médico internista y neumólogo Jorge Cuadra, asegura que luego del incremento de casos en el país, la población hoy está más clara de lo que significa esta enfermedad, “lo altamente contagiosa que es, que todos podemos infectarnos, sin importar la edad que tengamos y que puede provocar cuadros graves e incluso mortales”.

“Hemos notado que muchas personas han aprendido a cuidarse y ser responsables con ellos y con sus compañeros y familias. Vemos que han tomado las medidas de prevención, como el lavado de manos, mantienen la distancia entre ellos y otros”, agregó.

Esto surge, en parte como resultado de la promoción de medidas de prevención, mismas que han sido adoptadas por HEMCO desde marzo, como el lavado de manos y la suspensión de vuelos internacionales y desde mayo, el uso obligatorio de mascarillas para colaboradores y visitantes de las instalaciones de la empresa.

Si bien es cierto que aplicar solo una medida de prevención no es suficiente, Cuadra cree que “las mascarillas se van a convertir en parte de nuestro vestuario cuando nos toque ir a lugares donde hay muchas personas”.

Estas, agrega, funcionan como barrera y hasta ahora es la manera más lógica de evitar el contagio. Por esto es que las mascarillas de tela, siguen siendo efectivas para evitar el coronavirus, porque no permiten que el virus viaje libremente”.

Sobre esto, agrega García, se debe cumplir con la recomendación del uso de mascarilla, inclusive las de tela, porque “si todos las usamos, se reduce la posibilidad de contagio”.

La nueva normalidad

Hasta ahora, y pese a los esfuerzos de varios países y científicos, todavía no existe una vacuna que proteja a las personas del  virus y debido a la rapidez de su contagio, hay quienes creen, que tendremos que aprender a vivir con la epidemia.

Países como Costa Rica, España y China tuvieron nuevos brotes tras levantar las medidas de cuarentena obligatoria, por lo que se cree que el coronavirus vivirá entre nosotros por al menos varios meses más.

“Va a ser muy difícil que se erradique esta enfermedad, al igual que muchas otras enfermedades por virus, es posible que exista un cierto nivel de presencia del virus a nivel permanente. La forma de convivir es protegerse,  hay que evitar de aquí en adelante, acercamientos excesivos e innecesarios,  evitar aglomeraciones. Usar medios de protección va a ser una forma natural de vida”, refiere el internista.

En este sentido, el lavado de manos es vital. Debe ser una práctica constante, incluso entre personas jóvenes, ya que estos pueden no presentar síntomas pero ser portadores del virus y contagiar a sus seres queridos y personas más vulnerables.

Frases destacadas

“En Bonanza se creía que era una enfermedad para gente blanca, pero ya comprobamos que el Covid no distingue razas, nivel económico ni religión”.

Dra. Adilia García
Jefa de la Clínica Nueva Esperanza

“Va a ser muy difícil que se erradique esta enfermedad y es posible que exista un cierto nivel de presencia del virus a nivel permanente”.

Dr. Jorge Cuadra
Internista y neumólogo

Subscribete a nuestra sección de noticias

Consulta nuestros boletines