María Hernandez rompiendo estigmas debajo de la tierra

María Hernández: rompiendo estigmas debajo de la tierra la “curiosidad” llevó a María Hernández, de 35 años, a sumarse a una capacitación intensiva en la mina HEMCO, en Bonanza, una zona remota del caribe nicaragüense donde cumplió su sueño laboral:pasó de conserje a conducir maquinaria pesada.

“Les voy a ser sincera, me dio pánico pero a la misma vez me gustó, más que todo curiosidad de saber cómo se operaba y me imaginaba como era la mina”, expresa Hernández quien tiempo después comenzó a conducir enormes máquinas que sustraen material mineral de las profundidades de la tierra.

Para María, ascender en la empresa no fue un obstáculo porque su empeño por aprender a conducir la maquinaria la convirtió rápidamente en la primera mujer de la empresa en conducir estos equipos de bajo perfil, aunque los prejuicios de género es una batalla que
aún lidera.

“Hubo muchas críticas porque me dijeron que esto es solo para varón, porque una mujer no podía manipular estos equipos. No podía entrar a la mina y dije yo: Vamos a probar, soy mujer y vamos a probar”, afirma María, quien al salir del ruidoso ambiente de una mina industrial asume el rol de madre y esposa.

Ella no es la única mujer en la mina de Bonanza, otro grupo de más de 150 mujeres (7%  del total de la empresa) trabajan en diversas áreas y se capacitan para ascender dentro de la empresa, con el objetivo de obtener mejores ingresos para sus familias.

 

Subscribete a nuestra sección de noticias

Consulta nuestros boletines